Afiliarme

¿Cómo identificar lunares benignos y malignos?

26 marzo 2019
La mayoría de personas en el mundo posee lunares, estos pueden ser de muchas formas, tamaños e incluso, de distintos colores. Mientras vamos creciendo, estos lunares pueden ir tomando nuevas características y a veces pueden llegar a sorprendernos al punto de pensar si serán normales.
Estas formaciones en la piel se producen a partir de los melanocitos, es decir, las células que le otorgan pigmentación a nuestra piel. Si bien algunos lunares son congénitos (generados durante el mismo desarrollo del embrión), otros en cambio, son adquiridos y aparecen durante la etapa previa a la escolaridad o durante la adolescencia.
No está de más mencionar que si notamos algo extraño en nuestra piel, lo más recomendable es visitar a un dermatólogo, sin embargo, hay algunas señales que podrían ayudarnos a identificar si un lunar es benigno o maligno, siendo este último el melanoma.
lunar 1
Lunares benignos: Tienen un diámetro no mayor de 6 mm de diámetro. Su color es uniforme y no presenta cambios a lo largo del tiempo. Asimismo, su forma es oval o circular con límites bien definidos. Además, todos los lunares benignos son iguales entre sí. Es importante saber que con el paso del tiempo, algunos lunares benignos pueden tener vellos y engrosarse, es decir, formar una protuberancia. Eso no los hace malignos, pero es importante estar atentos y consultar el médico si tiene alguna duda.
Lunares malignos: Son aquellos que cambian sus características en el tiempo. Un elemento importante es que tienen formas irregulares, no uniformes, y colores diversos en el núcleo. Esto implica que los lunares malignos son todos diferentes entre sí. Su tamaño crece hasta superar los 6 mm propios de un tumor benigno, y pueden causar escozor, dolor y sangrado. Es decir, es necesario atender a la forma, el diámetro, el color y los bordes.
Cómo tratar los lunares malignos: En casos leves, los lunares malignos se pueden retirar con cirugía para extirparlo desde la raíz. Esto evitaría la proliferación de los elementos cancerosos presentes. Sin embargo, en los casos graves las alternativas pueden implicar: quimioterapia, radioterapia, bioterapia o inmunoterapia.
lunares-malignos
Algunos lunares se generan a partir de la exposición solar y pueden originar “melanoma” (cáncer de piel). Por esta razón los dermatólogos suelen recomendar una visita periódica y acudir a ellos ante cualquier duda.

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp Mibluemedical