La varicela y sus síntomas

26 marzo 2019

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, define la varicela como una infección viral por la cual la persona presenta ampollas que producen mucha picazón en todo el cuerpo. La enfermedad es poco frecuente hoy en día debido a la vacuna contra la varicela.

 

Se trata de una infección habitual en la infancia y se caracteriza por la aparición en la piel de granos rosas (pápulas) que rápidamente se van transformando en pequeñas ampollas llenas de líquido (vesículas) y que producen un intenso picor. A los cuatro o cinco días, aproximadamente, las ampollas se secan y se convierten en costras. Durante unos días, las lesiones aparecen por oleadas en sucesivos brotes, por lo que un mismo paciente puede presentar a la vez lesiones en distintas fases: pápulas, vesículas y costras. Este patrón de aparición se conoce como “cielo estrellado” y es característico de esta enfermedad.

 

Varicela

 

La varicela suele prolongarse de una a dos semanas y también puede causar fiebre y malestar. Antes de que estuviera disponible la vacuna, casi todas las personas la contraían durante su infancia.

 

En el caso de una varicela en un niño sano, el propio cuerpo es capaz de combatir la enfermedad. Tan solo se requiere tratamiento para aliviar los síntomas. Se pueden emplear analgésicos, antihistamínicos, y cremas o lociones que alivien el picor. Es importante no suministrar aspirina (ácido acetilsalicílico), ya que se asocia con el desarrollo del síndrome de Reye. En su lugar se puede usar paracetamol.

 

La mayoría de las ampollas desaparecerán sin dejar cicatrices, excepto aquellas que resulten infectadas por bacterias a causa del rascado. Es conveniente aplicar compresas húmedas, y los baños tibios para limpiar las heridas originadas por el rascado y prevenir la aparición de infecciones.

 

Happy young family in a urban park. Father, mother and little daughter laying on grass.

 

Hasta que todas las ampollas hayan formado costra o se hayan secado, hay que evitar el contacto del paciente con otras personas, puesto que puede transmitir la enfermedad. Especialmente importante este aislamiento en casos de contacto con embarazadas que desconozcan si han padecido la varicela en su infancia.

 

Si tú o tus hijos presentan alguno de los síntomas mencionados, lo más recomendable es que puedas dirigirte con el médico para una evaluación.

 

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp Mibluemedical